Gorrones

    05/02/2018. Ernesto Ruiz Ureta

    Toda la ideología del capitalismo de mercado libre se basa en una estafa: el capitalismo británico depende por completo del Estado

    No todo en lo que creemos es cierto, a veces nos cuentan cuentos y nos los creemos. Escribía Owen Jones que “términos como gorrones se usan hoy en día de forma casi exclusiva contra la gente pobre, y jamás contra unos intereses privados que se niegan incluso a pagar impuestos. Gorrones, al fin y al cabo, es un insulto que se emplea contra quienes dependen del Estado de bienestar […] Resulta irónico comprobar que las mismas empresas privadas contratadas para insertar en el mercado laboral a esos desempleados incapaces y enemigos del trabajo merecen mucho más que nadie ese apelativo de gorrones [1].” Sin duda, en contra de lo que pensamos, son las grandes empresas las que más ayudas reciben del Estado a pesar de que se suele establecer una igualdad entre desempleado, vago y gorrón.

    El odio, por parte de los liberales a la intervención del Estado, es sólo una distracción en la realidad subyacente. En nuestros días, podemos decir que el socialismo se está dando sólo y especialmente a favor de las grandes empresas que aprovechan la norma y sus recovecos para sumar deducciones, ayudas, reflotamientos y compensaciones. Los defensores del mercado libre y del Estado Mínimo son conocedores de que tal estado de cosas no existe. Así también indicaba el escritor británico Owen Jones: “toda la ideología del capitalismo de mercado libre se basa en una estafa: el capitalismo británico [cosa que se puede hacer extensiva a todos los países capitalistas] depende por completo del Estado. Es más, a menudo la ideología mercantilista del Establishment es poco más que una simple fachada para colocar recursos públicos en manos privadas a expensas de la sociedad [2].” “Así pues, el mercado libre que tanto le gusta al Establishment se basa en una fantasía. Se puede afirmar que en Gran Bretaña florece el socialismo, pero es un socialismo solamente para ricos y las empresas. El Estado está ahí para apoyarlos y para rescatarlos si es necesario. De la mayoría del resto de la población, en cambio, se espera que se salven como puedan: su única experiencia es el capitalismo de fauces ensangrentadas [3].”

    En ciencias sociales se llama polizones a aquellos individuos o entes que consumen más que una parte equitativa de un recurso, o no afrontan una parte justa del costo de su producción. Este contexto se denomina del polizón, también conocido como el consumidor parásito (del inglés free riderproblem) y trata de buscar solución de forma equitativa a la aportación y consumo desigual de los distintos ciudadanos, limitando así sus efectos negativos. Aunque es una cuestión controvertida, por lo general se considera al problema del polizón un problema económico al ocuparse de la producción o producción insuficiente de un bien público, y por ello de una eficiencia de Pareto, o, también, cuando conduce al uso excesivo de un recurso de propiedad común.

    Un ejemplo conocido y fácil de entender del problema del polizón es el gasto militar: ninguna persona puede ser excluida de ser defendida por las fuerzas militares de un país, y por lo tanto serían polizones aquellos que se negaran a pagar los impuestos ya que serán también defendidos. El gobierno es el mecanismo primario mediante el cual las sociedades hacen frente a los problemas de polizones. Además de las medidas fiscales, las reglamentaciones son otra forma de acción colectiva tomada por los gobiernos para resolver problemas de polizones tales como impactos sobre el medio ambiente o uso excesivo de recursos. En el contexto de los sindicatos, un polizón es un empleado que no paga cuota sindical, pero que sin embargo recibe los mismos beneficios conseguidos por la representación sindical para sus asociados que sí abonan su cuota. Polizón es también un término utilizado en el ambiente de las bolsas de valores cuando un cliente compra acciones por una cantidad que excede su capital. O sea los polizones son aquellos que compran acciones pero luego no tienen con qué pagarlas.

    Se podrían poner miles de ejemplos de gorroneo relacionados con la sanidad, el trabajo, los bienes comunales, las familias, la economía sumergida, las obligaciones fiscales y, en resumen, se puede decir que la desigualdad es un foco de infección incontrolada de grandes gorrones. No obstante, el gorroneo con mayúsculas debe encontrarse en la acumulación excesiva de beneficios, la extracción de riquezas por parte de las élites, la corrupción que florece de forma inmarchitable en este mundo tan liberal. Todos, son ejemplos claros de cómo los dineros que se aportan por la sociedad terminan en manos de las empresas y a través de ellas en manos de los más tienen sin que aporten lo mismo de forma equitativa. Son, también, muestras por todos conocidas de gorroneo de aquellos que más tienen las ayudas a los bancos, a las empresas de autopistas, a las empresas energéticas, las ayudas al deporte: los juegos olímpicos son otro patrón de cómo el dinero público, el que se obtiene a través de los impuestos que pagan principalmente los trabajadores, ha sido trasvasado a las empresas.

    Nos cuentan cuentos y dormimos con ellos.

    [1] Jones, Owen (2015: 270). El Establishment; La Casta al desnudo. Seix Barral.
    [2] Ibídem (2015: 253)
    [3] Ibídem (2015: 268)

    Ver Artículo Nueva Tribuna

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.