Boletín de Sumarios n. 3 2018

    Trabajadores y trabajadoras con trabajo y, sin embargo, instalados o bordeando la pobreza; jóvenes sin posibilidad de independizarse; mujeres desigualmente retribuidas en comparación con sus compañeros hombres.

    13/03/2018.
    Boletín de Sumarios

    Boletín de Sumarios

    No hay trabajo y el trabajo que hay es, en la mayoría de los casos, un trabajo precario e, incluso, insuficiente en su remuneración para poder afrontar las necesidades básicas de la vida. Trabajadores y trabajadoras con trabajo y, sin embargo, instalados o bordeando la pobreza; jóvenes sin posibilidad de independizarse; mujeres desigualmente retribuidas en comparación con sus compañeros hombres. Y, todavía peor, muchas personas excluidas del mercado de trabajo y sin posibilidad de un subsidio adecuado.

    En su último número, la revista Alternativas Económicas dedica su dossier al “Salario mínimo”, entendiendo que su subida pactada por el Gobierno y los sindicatos, puede ser un primer paso hacia la igualdad y contra la precariedad.

    Velázquez-Gaztelu, en el primer artículo, analiza la evolución del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) en España desde el año 2000, así como el acuerdo entre el gobierno y los sindicatos para un aumento en el que quienes lo perciben puedan comenzar a recuperar capacidad adquisitiva; recuerda, también, como la Carta Social Europea recomienda que el SMI alcance el 60% del salario medio, una reivindicación constante de los sindicatos; además de dar las claves del acuerdo, el autor señala las razones de sus defensores (los sindicatos creen que esto impulsará la subida de resto de salarios y facilitará la negociación colectiva) y de sus detractores (afirman que aumentaran los costes sociales). El mismo autor, analiza el IPREM (indicador público de renta de efectos múltiples), que desde el Gobierno de Zapatero sustituyó al SMI como referencia para fijar las cuantías sociales y que se ha traducido en una pérdida de 9’1 puntos con respecto a la inflación desde el 2011.

    Por otra parte, Albert Recio Andreu alerta de la posibilidad de que el pacto para la subida de los salarios más bajos pueda ser una cortina de humo. El autor se muestra escéptico con este pacto, porque, según él, es un acuerdo más vistoso que efectivo, y la lucha contra la desigualdad y la precariedad necesita de medidas mucho más contundentes.

    En el artículo final, Pere Rusiñol, repasa la aplicación y evolución del salario mínimo en Europa, comprobando como se ha instaurado como modelo social tras su implantación por Alemania y como ha subido en todos los países.

    Enlaces relacionados
    Enlaces relacionados

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.