Un Sindicalista, un sindicato con memoria colectiva

    26/03/2018. Jesús Camacho Segura

    “…perseverando en beneficio de mi clase, la clase obrera.”
    JMZ “Juanín”

    El pasado 15 de marzo la Confederación Sindical de CCOO ha rendido un sencillo, pero sentido homenaje a Juan Muñiz Zapico “Juanín”, en la escuela sindical que lleva su nombre. Un sindicalista integro, cabal, valiente, comprometido, que desde sus profundas convicciones intervino decididamente en la lucha por la libertad y la democracia, por el sindicalismo de clase y sociopolítico que defendía y que practica CCOO.

    El compañero “Juanín” sufrió persecución y cárcel, fue uno de los del proceso 1001. La dictadura no pudo acabar ni con sus ideas, ni con su pasión. Fue un militante obrero entregado, con determinación y audacia, a una causa tan justa como noble. Un maldito accidente de tráfico le sesgó la vida con treinta y cinco años, pero nos dejó una huella imborrable.

    Aquel joven estaba llamado, sin lugar a dudas, a ejercer un mayor gran liderazgo al servicio de los trabajadores y trabajadoras; a ocupar mayores responsabilidades dentro de la Confederación Sindical. Nadie puede olvidar su abnegada dedicación, sus profundos ideales, su formidable generosidad, su excepcional aportación en unos momentos muy difíciles para el movimiento obrero en la clandestinidad; dónde se medía, también, el coraje y la coherencia.

    En el sindicato gozamos de una adecuada memoria colectiva para no olvidar a los que jugaron un papel fundamental en el devenir de los acontecimientos, guardamos un escrupuloso respeto por quienes han sido piezas esenciales que nos han llevado a conseguir nuestro liderazgo social y laboral; a obtener la mayor representatividad sindical de España.

    En las CCOO han ejercido su militancia y su compromiso otros muchos compañeros, algunos como el homenajeado “Juanín” en una primerísima línea, otros de forma anónima y clandestina acompañando tareas y ejerciendo responsabilidades a distintos niveles; en la dictadura, en la transición y en la democracia. Una titánica tarea de compañeros y compañeras que lo dieron todo y nunca pidieron nada. Una militancia de la que pocas organizaciones pueden presumir cómo lo hacemos en nuestro sindicato.

    El inmenso trabajo sindical se despliega en múltiples actuaciones, en la empresa y en la sociedad. Sin esa actuación sería imposible conquistar derechos y defenderlos, proponer y transformas las relaciones laborales e implantar un estado más social y de derecho.

    El camino que nos enseñaron los más veteranos debe ser un acicate para continuar nuestra imprescindible tarea al servicio de los trabajadores y de las trabajadoras, de las capas sociales más necesitadas de una organización sindical cómo somos las CCOO. Ellos y ellas, fueron y son ejemplo y referencia.

    El sindicato, nuestro sindicato, reafirma la memoria y activa el retrovisor de la historia, porque no somos los mismos, pero somos lo mismo: un sindicato de clase, sociopolítico, orgulloso de lo que somos y seguiremos siendo, sabiendo que se nos necesita en los centros de trabajo y en la sociedad.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.