CCOO exige una rectificación de la "deriva autoritaria" contra la libertad de expresión

    “Queremos denunciar la “deriva neoautoritaria” que se ha producido durante la gestión de la crisis. Se han tomado medidas no solo de carácter laboral o económico, sino también medidas que han limitado la libertad de expresión”, ha explicado el secretario general de CCOO, Unai Sordo, en la presentación de un acto público con el que el sindicato ha denunciado que los ataques a la libertad de expresión deterioran la democracia en España.

    19/04/2018.
    Intervinientes en el acto en defensa de la libertad de expresión

    Intervinientes en el acto en defensa de la libertad de expresión

    CCOO celebró ayer en Madrid un acto público en #DefensaLibertadExpresión para presentar un Manifiesto en el que denuncia “el deterioro de la democracia como consecuencia de los ataques a la libertad de expresión" y que sirvió también para reflexionar sobre "la deriva autoritaria" que se ha vivido en los últimos años en la sociedad española.

    Para Unai Sordo, actuaciones como la "censura de la exposición en ARCO en febrero", la petición de cárcel para los sindicalistas encausados por ejercer el derecho de huelga u otras que pasan más desapercibidas para la opinión pública ponen en cuestión libertades que ya estaban consolidadas. Este autoritarismo no es ajeno, en su opinión, a “un modelo social de cada vez mayor desigualdad".

    Además del secretario general de CCOO y su homólogo de Madrid, Jaime Cedrún y el secretario de Formación Sindical, José Luis Gil, han participado en el acto el actor Jorge Bosso; el director de Infolibre, Jesús Maraña; el fundador de la revista Mongolia, Darío Adanti; la portavoz de la Plataforma en Defensa de la Cultura, Gloria Parra; la portavoz de Juezas y Jueces por la Democracia, Begoña López; y la tuitera Cassandra Vera, condenada a un año de cárcel por la Audiencia Nacional, y después absuelta por el Tribunal Supremo, tras publicar chistes sobre Carrero Blanco.

    En el acto, que tuvo formato de mesa redonda se sucedieron las intervenciones, como la del confundador de la revista Mongolia, Darío Adanti:“El humor tiene una cosa y es que se contagia: cuando se judicializa un chiste la propia justicia se convierte en un chiste” y acaba siendo “una parodia de sí misma”. Por su parte, Cassandra Vera recordó que “El humor y el rap son lo más peligroso porque sus críticas llegan al pueblo. Turquía tiene a más de 25.000 humoristas y tuiteros condenados. Somos un Estado autoritario de facto, pero lo próximo es convertirse en un Estado totalitario”.

    Desde el punto de vista jurídico, la portavoz de Jueces y Juezas para la Democracia denunció que “se está castigando a la opinión”. Para Begoña López, la Justicia española con las sentencias a artistas y tuiteros ha actuado en contra de la última directiva de la UE y, en su opinión, otras sentencias como la del rapero Valtonyc, condenado por injurias a la Corona, van en contra de lo dictaminado por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

    El acto concluyó con la lectura de un manifiesto por parte de la actriz Rosana Pastor en el se denuncia el recorte “al ejercicio de la libertad de expresión”, pero también “la persecución sistemática y organizada del sindicalismo de clase” en las últimas huelgas generales, recordando que hay más de 300 sindicalistas imputados por ejercer el derecho de huelga.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.