Boletín de Sumarios n.11 2018

    Combatir el desempleo de masas debería ser objetivo primordial en la agenda de cualquier gobierno. Sin embargo, la clase dominante ve el desempleo como algo perfectamente racional, incluso va más allá y lo tilda de “útil” como medida de presión sobre la condición asalariada.

    29/11/2018.
    Boletín de Sumarios

    Boletín de Sumarios

    El último número de la revista Viento Sur dedica su sección El desorden global al derecho al empleo. Michael Husson, economista y autor, entre otras publicaciones, de El capitalismo en 10 lecciones, nos propone una alternativa a los dos proyectos de salida del punto muerto en que se encuentra el pleno empleo: el ingreso universal y el salario vital. “Actualmente, la fuerza esencial del capitalismo se basa en el desempleo y la precariedad” y, no nos engañemos, esto no sólo afecta a las personas paradas y en precario, afecta a la clase asalariada en general, creando un clima de inseguridad social, donde jóvenes, pensionistas y mujeres, principalmente, son los más perjudicados. Husson, partiendo de la premisa de que “una sociedad racional no debería acomodarse al desempleo de masas”, apuesta por la reducción del tiempo de trabajo y la garantía del empleo. Así, propone “adaptar la organización de la actividad económica a la fuerza de trabajo y no a la inversa” mostrándose totalmente contrario a la uberización a la que el desarrollo de la economía de plataformas nos está llevando.

    Alternativas económicas aborda los Retos laborales de futuro en el Dossier de su último número. Con la idea central de que una política de empleo saludable exige la participación coordinada y consensuada de todos los actores del territorio, y conscientes de que los nuevos empleos requieren cambios en el modelo formativo, este dossier sobre el futuro del trabajo propone: “Crear empleo desde el mundo local”; innovar en materia de protección social para evitar que las condiciones laborales que exigen los nuevos empleos acaben mermando nuestros derechos sociales; repensar el sistema educativo y la necesidad de una formación continuada a lo largo de toda la vida laboral.

    A la vista de varios de los artículos publicados durante este mes en nuestro Boletín de Sumarios, parece obvio que necesitamos un nuevo estatuto que asegure tanto la continuidad del salario como los derechos de la gente trabajadora asalariada, en cuya redacción los sindicatos deben jugar un papel importante.

    Enlaces relacionados
    Enlaces relacionados

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.