“El ensañamiento franquista contra las mujeres republicanas fue terrorífico”

    “Las cartas perdidas”, escrita y dirigida por la actriz y directora valenciana, rinde homenaje a las mujeres víctimas de la represión fascista a partir del golpe de estado de 1936. Se representa en el escenario del Auditorio Marcelino Camacho el viernes 14 de febrero, a las 19,30 horas

    10/02/2020.
    Amparo Climent

    Amparo Climent

    Madrid Sindical: ¿Cómo surge el proyecto de “Las cartas perdidas”?

    Amparo Climent: Llevaba tiempo queriendo hacer algo sobre las mujeres republicanas. Como en 2019 se cumplían ochenta años del exilio tras la guerra civil pensé que era un buen momento para sacar a la luz su historia, tantos años silenciada, y se me ocurrió desarrollar un relato tomando como punto de partida una carta.

    MS: ¿Una carta real?

    AC: Hay tres cartas originales de mujeres y niños que están en el exilio en Francia que se leen en la obra. Son estremecedoras porque nos acercan al enorme sufrimiento por el que pasaron. Pero además de las que se escribieron y llegaron a su destino habría otras muchas que nunca llegaron o que no pudieron o no se atrevieron a escribir. Por eso el título de “Las cartas perdidas”. He imaginado qué carta escribiría una mujer presa que va a ser fusilada, a quién se la escribiría, qué querría transmitir.

    MS: El espectáculo se plantea desde la perspectiva de género e incluye cartas de mujeres lesbianas. ¿Se ha encontrado con algún caso documentado?

    AC: Es muy difícil encontrar una carta real de una mujer lesbiana a su pareja o a su amante. Pero sí he querido recrear el sentimiento de mujeres que amaban a otras mujeres y que iban a ser fusiladas, y lo incorporé a la obra.

    En la obra se leen cartas originales de mujeres y niños en el exilio

    MS: La represión en España durante la contienda, y más aún en la posguerra, fue especialmente salvaje y cruel contra las mujeres, pero salvo casos excepcionales como el de las trece rosas, no se ha hablado mucho de ello.

    AC: Si se contara toda la verdad la gente no se la creería. El ensañamiento contra las mujeres republicanas durante la contienda civil española y la posguerra fue terrorífico, por no hablar del retroceso cultural y social al que condenaron a todas las españolas y que todavía estamos pagando.

    MS: ¿Qué pretendían conseguir con ellos los responsables de tanta barbarie?

    AC: Las mujeres habían logrado durante la República avances impensables que los sectores reaccionarios no estaban dispuestos a permitir. Tenían que volver a ponerlas en su sitio, que para ellos era el del sometimiento absoluto. No sólo había que matarlas, violarlas y quitarles a los hijos, sino infligirles todo tipo de vejaciones: les rapaban el pelo y les daban aceite de ricino para que se cagaran, paseándolas así por las calles para que las viera todo el mundo, un espanto.

    MS: Los hechos que narra son de una gran intensidad emocional. ¿Cómo reacciona el público?

    AC: Acaba muy impactado. Hay jóvenes que al terminar la función nos dicen que ignoraban completamente que eso hubiese ocurrido. Nadie les ha contado nunca que eso había pasado, incluso nos preguntan si es verdad o ficción. Y quieren saber más. A veces nos quedamos charlando una hora más después de la función.

    MS: Tiene que ser difícil representar todo ese sufrimiento

    AC: Lo es. Las actrices percibimos la emoción, el sobrecogedor silencio y las lágrimas, porque hay gente que no para de llorar durante toda la función. Se emocionan mucho. Y nosotras también. Casi no te sale la voz. Supone un gran esfuerzo de contención interpretativa.

    El espectáculo se plantea desde la perspectiva de género e incluye cartas de mujeres lesbianas

    MS: ¿Alguna reacción que te haya sorprendido?

    AC: En una de las últimas representaciones se me acercó un joven y me comentó, muy apurado porque afectaba a su familia, que su abuela les contaba que ella misma había insultado y tirado piedras a las mujeres que paseaban rapadas después de la guerra. El chico se había quedado noqueado después de ver la representación.

    “Hay jóvenes que nos dicen que ignoraban completamente que eso hubiese ocurrido. Y quieren saber más”

    MS: ¿Usted es presidenta de la Asociación Arte y Memoria e impulsora del Festival Internacional de Cine por la Memoria Democrática. ¿Qué les diría a quienes mantienen que no es bueno recordar el pasado porque abre heridas?

    AC: Que es justo lo contrario. No se trata de recordar por el hecho de hacerlo. Recuperar la memoria es fundamental para asumir nuestro pasado y avanzar hacia una convivencia en paz. Tenemos que saber la verdad de lo que pasó para que los cimientos de nuestro futuro sean sólidos. Lo que mantiene las heridas abiertas son las víctimas que continúan en las cunetas o en las fosas comunes.

    MS: ¿Tiene otros proyectos relacionados con la memoria histórica?

    AC: Sí. Un largometraje y un documental, pero no puedo adelantar nada…

    “Las cartas perdidas”. Auditorio Marcelino Camacho (c/ Lope de Vega, 40). Viernes 14 de febrero, a las 19,30 horas. Escrita y dirigida por Amparo Climent. Intérpretes: Amparo Climent, Miriam Tejedor y Gloria Vega. Música y voz: Miriam Eshoe. Entrada libre hasta completar el aforo.

    Enlaces relacionados
    Enlaces relacionados

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.