Las personas han de estar situadas en el centro de los cambios que se produzcan en los procesos de digitalización de la economía

    Los días 2 y 3 de marzo la secretaría confederal de Formación Sindical y Cultura del Trabajo ha organiza el seminario “Digitalización productiva y sindicalismo”. La formación se enmarca dentro del plan confederal cuyo objetivo principal es dotar a las y los sindicalistas de herramientas y valores, reforzando sus conocimientos.

    05/03/2020.
    Presentación seminario José Luis Gil

    Presentación seminario José Luis Gil

    El secretario de Formación Sindical y Cultura del Trabajo, José Luis Gil, ha inaugurado el seminario “Digitalización productiva y sindicalismo” que ha tenido lugar durante los días 2 y 3 de marzo en la Escuela Sindical de CCOO y en el que se ha estudiado el fenómeno de la digitalización de la economía y sus diferentes efectos en las trabajadoras y trabajadores, las empresas y los sectores productivos. Se han acercado igualmente a sus consecuencias en las relaciones laborales, en el ejercicio de los derechos colectivos en los entornos empresariales digitalizados, así como los efectos socioeconómicos del modelo actual de digitalización y los cambios que produce en el estado del bienestar para concluir con una exposición de la democracia y los derechos de la ciudadanía en los nuevos modelos económicos digitales.

    José Luis Gil ha hecho hincapié en la importancia de la formación sindical para reforzar la acción sindical y fortalecer la organización de CCOO en las empresas y en la calle. Ha remarcado que la formación sindical está cada día más y mejor considerada en el interno del sindicato y se reconoce como “un elemento sustantivo, troncal para la intervención sindical, para orientar lo que se dice y cómo se dice y estar más cerca de las trabajadoras y trabajadores”.

    El responsable confederal ha puesto en valor el modelo de sociedad y de Estado que defendemos las Comisiones Obreras como sindicato de clase que somos, por lo que “siempre hemos intervenido en lo concreto y en lo estratégico, en las empresas y en la sociedad…, intentando influir en la configuración de una sociedad más justa e igualitaria y haciéndolo desde el mundo del trabajo”.

    Con la definición del término “digitalización” de la mano de Fernando Rocha de la Fundación 1º de Mayo ha dado comienzo la jornada. Partiendo de la historia de las cuatro revoluciones industriales (mecanización, electricidad, informática y digitalización) Rocha ha remarcado que la digitalización es un fenómeno aún en construcción, cuyos efectos y límites se siguen definiendo cada día, aunque su impacto en el mundo del trabajo es evidente.

    En este sentido señaló las diferencias de este vertiginoso fenómeno digital en el que se dan pautas comunes pero con grandes diferencias y características distintas según tamaño de empresa, sector productivo e incluso territorio. El papel del sindicato debe ser defender los derechos de las trabajadoras y trabajadores y evitar las desigualdades y la deshumanización de los procesos, impulsando una transición justa e inclusiva. Tras repasar estas coordenadas que definen lo que denominamos digitalización, concluyó con la idea central e irrenunciable que CCOO postula ante los cambios tecnológicos y la digitalización de la economía: “Por un trabajo digital justo que sitúe a las personas en el centro de los cambios”.

    Los nuevos modelos de relaciones laborales vinculados a la digitalización y su organización interna han sido explicados por Gemma Galdón, de Éticas Research & Consulting, para quien “el actual discurso social que se hace sobre las tareas que desempeña la tecnología es un mito urbano, pura ciencia ficción”, aunque sí ha reconocido un salto cualitativo en el aprendizaje automatizado. Con su exposición ha desmontado algunos de los actuales mitos en torno a la digitalización de los trabajos: “en muchos casos, la forma en que trabajamos es prácticamente igual desde hace 200 años, a pesar de todo”.

    Galdón ha facilitado que las y los participantes se familiaricen con “los algoritmos” que, ha insistido, impactan más en las clases medias y, al tiempo, en profesiones menos sindicadas y organizadas, como camarógrafos o profesiones del sector audiovisual. Finalmente, ha resaltado que el sindicato debe centrar sus esfuerzos en desarrollar su capacidad de anticipación, cuestionando el porqué de la impunidad de trabajadoras y trabajadores y sus representantes ante la pérdida de derechos que está llegando de la mano de la tecnología en el mundo laboral.

    La sesión de tarde comenzó con Eduardo Rojo, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien se refirió al mundo del trabajo y el impacto de la tecnología en él, deteniéndose en el ejercicio de los derechos colectivos en un entorno empresarial digital y en el ejercicio de la representación colectiva y el derecho constitucional de huelga. En su opinión, la tecnología no es la causante de la precariedad en los trabajos sino que lo son las decisiones que toman las personas sobre su utilización y cómo puede afectar a la persona trabajadora que presta sus servicios. Para Rojo hay que seguir reivindicando “el cumplimiento de la normativa laboral y de Seguridad Social ya que no hay nada más moderno que conseguir que todas las personas tengan derechos y, entre ellos, el de un trabajo digno y decente”. El profesor ha finalizado su intervención subrayando la importancia de buscar nuevos marcos, “desde el ámbito normativo, judicial y doctrinal”, que potencien la participación y representación de los trabajadores en todas las empresas y, en particular, en las formas de economía de plataformas.

    Como continuación de la sesión de la tarde, el profesor Muñoz de Bustillo de la Universidad de Salamanca realizó un análisis sobre los diferentes modelos de empleo que pueden producirse en el entorno de digitalización y los efectos que podrían tener sobre el Estado del Bienestar. Señaló que la creación de empleo de calidad y retribuido de forma alta hará posible sostener el modelo social europeo.

    La segunda sesión ha contado con la presencia de María José Fariñas de la Universidad Carlos III quien ha hablado de la democracia y los derechos de la ciudadanía en una época de neoliberalismo. En su opinión “parece haber un empeño en sustituir el concepto de ciudadanía por el de consumidores”. Según ha explicado, al mismo tiempo se abre paso como válida la narración de que la pérdida del valor del trabajo es inevitable y de que los derechos laborales como derechos colectivos no son necesarios para el desarrollo de las sociedades actuales, ni para la integración social de las y los individuos. “Como sindicatos debéis defender que el trabajo y los derechos laborales preserven su condición de derecho constitucional integrador, impidiendo que sea sustituido por el consumo y por el mito de la libre elección. Sin duda, la mejor libertad es la libertad regulada”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.